Con fe, trabajo y amor 

Texto Leticia Roa Nixon | Fotos cortesía de Héctor Serrano 

Los pequeños empresarios latinos de Filadelfia se han destacado por su resiliencia durante la pandemia. Así “Boricua Restaurante” abrió sus puertas el 11 de junio de 2020 en la zona de Northern Liberties.

Héctor Serrano y su familia establecieron su restaurante con comida típica puertorriqueña y hace unas semanas tuvieron el gusto de inaugurar “Boricua 2” en el norte de la ciudad.

En la apertura, Héctor recordó cómo de adolescente estaba enojado por no tener dinero y encontró a su madre de rodillas llorando y pidiendo a Dios que la ayudara a darle a su hijo lo que necesitaba. Desde ese entonces, a los 14 años, consiguió trabajo para contribuir al mantenimiento de su hogar junto con su hermana, Jazmín.

Los hermanos Serrano crecieron en el vecindario de Fairmount que es el área donde se establecieron originalmente los puertorriqueños. Sus padres son de Arecibo y San Lorenzo.  De joven, Héctor se inscribió en el Instituto de Liderazgo Latino y visitó por primera vez Puerto Rico.

Su amor por la salsa le llevó a formar “Grupo Fuego” dando oportunidad a los jóvenes bailarines. Luego abrió su negocio de salón de fiestas, dedicándose a la decoración y preparación de eventos especiales.

En una visita a una de las ex bailarinas de su grupo, surgió la idea de abrir un restaurante. Sin pensarlo mucho escogió el nombre “Boricua” y fue una sorpresa que nadie antes había registrado ese nombre en los Estados Unidos.

La pandemia del coronavirus fue uno de los grandes retos, pero junto con su mamá, tía, hermana y cuñado lograron inaugurar su primer restaurante.

A veces las personas dicen que ha tenido suerte, pero Héctor afirma con certeza que ha sido la fe en Dios, el arduo trabajo y el amor por  la comida de Puerto Rico y  por la comunidad han sido varios de los factores de su éxito.

De hecho, hace poco alguien le propuso una franquicia de 40 restaurantes “Boricua” a nivel nacional. Por ahora, está revisando la propuesta junto con su abogado y familia puesto lo que más quiere es que sean empresarios latinos los que se beneficien de dicha franquicia.

La empresa familiar de “Boricua Restaurante” está formada por Héctor, su hermana Jazmín, quien es co dueña, su cuñado Francisco Cruz, su sobrino Francisco Cruz, Jr. y por supuesto su madre, Iris, quien le enseñó a cocinar comida auténtica puertorriqueña.