Un Sueño Convertido en Realidad, Segundo Aniversario de Alma del Mar

Texto y Fotos Leticia Roa Nixon

El 8 de julio se celebró el segundo año del restaurante “Alma del Mar” en el sur de Filadelfia. Abierto al inicio de la pandemia de COVID-19, Alma Romero y Marcos Tlacopilco mostraron que nada es imposible cuando hay planeación, fuerza de voluntad y trabajo diario.

Este ha sido otro logro de esta pareja de inmigrantes mexicanos emprendedores del estado de Puebla.

Cuando Marco emigró primero consiguió trabajo en una pescadería. Pronto aprendió el oficio y su jefe lo dejó encargado del negocio, aunque todavía no hablaba inglés con soltura. 

Su esposa Alma se vino a Filadelfia para estar al lado de su esposo, en una época en que casi no había mexicanas ya que la mayoría de ellas se quedaban en México esperando el regreso de sus esposos. Eso fue en 1995. 

Al igual que Marcos, para ella, una de las barreras a superar al mudarse a esta ciudad fue aprender inglés. Alma recuerda un dicho de su padre que está muy bien dicho, “se aprende más en la necesidad que en la universidad”. Con determinación aprendió el idioma.

Aunque los primeros años en Filadelfia no fueron fáciles para Marcos y Alma, han salido adelante gracias a su trabajo y unión familiar con sus tres hijas Jennifer, Karen y Alma y con su hijo Mickel.

Era un sueño de Alma tener su propio restaurante y lo logró a pesar de que toda su familia tuvo COVID en mayo del 2020. Sin miedo al éxito, Alma y Marcos abrieron su restaurante al mes siguiente de ese año.

Su menú es una fusión de comida americana y mexicana. Gracias a su experiencia en su propia pescadería “Marcos’ Fish & Crab House”, los platillos incluyen salmón, cangrejo y pulpo con un toque mexicano.

Además de la excelente calidad de los ingredientes saludables que usan para su menú y excelentes cocineros, “Alma del Mar” ofrece un ambiente de hogar para los mexicanos que vivimos en Filadelfia. 

Su restaurante es parte de un episodio del programa Queer Eye y tienen un mural con los productores. Con una frase muy bien dicha, “A lo que hagas, ponle el corazón”.

1007 S. 9th St, Philadelphia, PA 19147

Siguenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.