LA APORTACIÓN DEL VIRÓLOGO JAPONÉS MICHIAKI TAKAHASHI AL MUNDO.

POR: PILAR AGUILAR RUIZ.

El pasado 17 de febrero se cumplieron 94 años del nacimiento del virólogo japonés Michiaki Takahashi, creador de una de las vacunas más importantes para el mundo entero: la vacuna contra la varicela.

Debido a ello Google, le dedicó el doddle de ese día, ya que fue una gran aportación a la ciencia y un gran logro para la medicina, el desarrolló de la primera vacuna contra la varicela.

Michiaki Takahashi nació el 17 de febrero de 1928, en la ciudad de Osaka, Japón. El médico, obtuvo su título en la Universidad de Osaka en 1954. Realizó su posgrado en Ciencias Médicas el cual concluyó en 1959, especializándose en virología del poxvirus.

En la época de los sesentas estudió en la Escuela de Medicina de Baylor en Texas, así como en el Fels Research Institute de la Universidad de Temple, en la ciudad de Filadelfia.

Durante un viaje por los Estados Unidos, su hijo enfermó gravemente de varicela, motivo por el cual, decidió enfocarse en investigar la enfermedad. Después de cinco años de estudios, comenzaron los ensayos clínicos. En 1974, el médico japonés ya había desarrollado la vacuna contra la varicela.

Fue hasta el año de 1986, cuando la Fundación de Investigación para Enfermedades Microbianas de la Universidad de Osaka, su ciudad de origen, la distribuyó en todo el país como la vacuna efectiva contra la varicela, y fue aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Posteriormente, la vacuna fue distribuida en más de 80 países.

La varicela es una enfermedad muy contagiosa que cauda el virus de la varicela-zóster (VVZ), debilita el sistema inmunitario y produce ampollas, comezón, fiebre y cansancio. La varicela puede llegar a tener fuertes consecuencias, ya sea en bebés, jóvenes y adultos. El sarpullido aparece en cara, pecho, espalda y puede llegar a extenderse en el resto del cuerpo, incluyendo la boca, área genital y párpados.

Es por ello que, esta vacuna se recomienda en los menores de edad entre los 12 y los 15 meses de edad, así como un refuerzo entre los cuatro y seis años. Ya que evita la enfermedad o las posibles complicaciones que pueda ocasionar la varicela.