NO LE PUDE DECIR ADIÓS…

NO LE PUDE DECIR ADIÓS…
Es difícil aceptar que la persona que fallece, lo hace en situaciones de soledad, ya sea en un hospital o en aislamiento dentro de su hogar.

BY: PILAR AGUILAR RUIZ.

Uno de los principales problemas a los que nos hemos enfrentado a nivel mundial durante la pandemia de COVID-19, es, sin duda, el no poder despedirnos de las personas que lamentablemente pierden la vida, en estos tiempos de crisis.

Llevamos ya, casi un año de confinamiento por el Coronavirus, no hemos podido visitar a nuestros seres queridos y sólo podemos tener contacto con ellos por teléfono o videollamadas, debido a las medidas de protección y cuidados para evitar los contagios.

Es por ello, que, durante estos tiempos tan difíciles, nos hemos enterado de la muerte de familiares, conocidos, vecinos y amistades a los cuales no les pudimos decir adiós. Son personas con quienes teníamos planes, convivíamos a diario, nos reuníamos en alguna celebración familiar y la forma en que nos enteramos de su muerte tan intempestivamente, es a través de una triste y lamentable llamada.

Durante esta crisis, no está permitido velar, realizar un funeral o acompañar por última vez a nuestros seres queridos, esto produce en nosotros un sentimiento de tristeza, enojo o negación de forma más prolongada. Debido a esto, no llevamos un luto adecuado ante la muerte.

Es difícil aceptar que la persona que fallece, lo hace en situaciones de soledad, ya sea en un hospital o en aislamiento dentro de su hogar. También es difícil, no poder acompañar a la familia, expresar nuestro dolor, llevar flores, abrazar y vivir todo el proceso de luto, al cual estamos acostumbrados cuando alguien muere.

En el campo de la Psicología, se indican que los seres humanos atravesamos por cinco etapas de duelo, ante la pérdida de un ser querido, las cuales son: Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación. 

Son tiempos muy diferentes, muy dolorosos, debemos adaptarnos a estos procesos de pérdida, vivir nuestro luto y duelo por los seres queridos de otra forma, asimilar su ausencia, y si lo deseamos, llevar nuestras etapas de duelo de forma personal y al tiempo que nuestro cuerpo, mente y espíritu lo marque.

Cuando vivamos una experiencia así y veamos que pasa el tiempo y no podemos solos superar la tristeza por la pérdida, no dudemos en contactar a un especialista, en pedir ayuda de los profesionales para que nos guíen en el camino y podamos recuperar pronto la paz en nuestro corazón y podamos decir adiós.

Total de Visita: 323
Comentarios