FIESTA DE LA CANDELARIA

La tradición de comer tamales y atole en el Día de la Candelaria es una mezcla de orígenes prehispánicos y cristianos. Ya que, en la misma fecha, los habitantes de esa época, acostumbraban llevar sus mazorcas a la iglesia a bendecir, para sembrarlas y así tener una abundante cosecha.

BY:Pilar Aguilar Ruiz 

La Fiesta de la Candelaria es una celebración muy importante para los católicos, ya que, según la liturgia, fue la Presentación de Jesús en el Templo, 40 días después de su nacimiento. 

María y José llevaron a Jesús al Templo de Jerusalén, como lo marcaba la ley. La cual indicaba: que, a los 40 días de nacido, se tenía que presentar a los niños judíos y a las niñas se les llevaba 80 días después de su nacimiento.

Para conmemorar esa celebración se hacían procesiones con candelas o también conocidas como velas, para dar el significado de luz. En el Evangelio, Simeón llama a Jesucristo “Luz para alumbrar a las naciones” (Lc 2, 28-32). A raíz de esto, se le dio el nombre de “Día de las Candelas” o “Día de la Candelaria” 

En la actualidad, El Día de la Candelaria, es una hermosa tradición católica para llevar a bendecir al Niño Jesús, en alguna de sus advocaciones de Cristo, como puede ser: Del Sagrado Corazón, De Cristo Rey, El Niño de las Palomas o El Cristo Sacerdote. 

Las personas acostumbran elegir un padrino o madrina para que sea el encargado de llevar a vestir al Niño Dios, (hay quienes por tradición lo llevan tres años consecutivos) y también son los encargados de llevarlos a las iglesias para que reciban la bendición.

Asociado a esta celebración está, que el día 6 de enero las familias se reúnen para partir la Rosca de Reyes y al cortar cada uno su rebanada, puede ser el afortunado y le salga un pequeño muñeco, que representa al Niño Dios. A quienes les toca el niño, en su rebanada de rosca, les tocará comprar o en algunos casos hacer, los tamales y el atole, que se repartirán después de llevar al Templo a bendecir al Niño Dios de cada familia.

La tradición de comer tamales y atole en el Día de la Candelaria es una mezcla de orígenes prehispánicos y cristianos. Ya que, en la misma fecha, los habitantes de esa época, acostumbraban llevar sus mazorcas a la iglesia a bendecir, para sembrarlas y así tener una abundante cosecha. 

Es por ello que, quienes acostumbramos a celebrar el Día de la Candelaria, esperamos con gusto el 2 de febrero, para bendecir a nuestro Niño Dios y después disfrutar junto con familiares y amigos, de unos ricos tamales, acompañados de un rico atole caliente.

Total de Visita: 656
Comentarios