TARDE EN CASA (Poema)

Vasija de piel
manos de conciencia.
La historia se quiebra más por falta de mantenimiento que por el golpeteo constante contra el tiempo.
Encerrados, encuerados,
en cajas de galletas,
diferentes,
el hogar,
ese infierno de palabras imaginarias,
paraíso de poetas,
y películas.
¿Cuánto durará el encierro?
El aire afuera disfruta nuestra ausencia,
en las calles,
las plantas brillan, hay música de trenes vacíos.
Se terminó el capitalismo.
Si tienes un rompecabezas, empiézalo.
Si no, ponte a aprender a tocar un instrumento.
Nadie te está aislando.
Eres solo tú y tu miedo al tiempo.
Querías libertad, querías tiempo.
Si no sabes que hacer, imagina ranas,
cubiertas de mantequilla,
piensa en piedras y aprende a apilarlas.
Que el pavor abandone tu cuerpo,
¡hoy respiras!
Aprende a cocinar, de una vez por todas, hombre,
escribe cartas, pide perdón a tus padres.
En algún lugar aún corren ríos de agua transparente.
Cortinas suaves se inflan con la brisa de la tarde.
Una fuente aún está encendida.
Los niños ríen.
Alma de jabón y toalla seca, eres la luz de tu familia.
Mientras haya vida,
hay vida.


Autor: Carlos José Pérez Sámano


(si te gustó comparte)

Total Page Visits: 651
Facebook Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*